HItch is dead...

Ayer, casi a la media noche, mientres adormilado veía Final de Partida, escucho un murmureo entre sueños. Los conductores leían los comentarios del público y uno de ellos decía: "oajala hagan un programa de Christopher Hitchens ahora que ya no está con nosotros". Cuando las palabras formaron una idea coherente en mi conciencia, me levanté brúscamente a buscar la información de la lamentable verdad. Hitchens murió, a sus 62 años, por una enfermedad derivada de su profundo cáncer de esófago. Si hay algún antónimo que encierre lo contrario del significado de ironía, me gustaría conocerlo, porque Christopher murió despues de 40 años de tomar y fumar diario en abundancia. Básicamente fue un suicidio lento y conciente... pero divertido, hasta que se enfermó claro.

Su pérdida me entristece. Un hombre de retórica perfecta que abogó, siempre vehemente, por la causa atea: la causa de la razón y la verdad. Jamás perdió un debate y no solo eso, humillaba a sus contrincantes al grado de hacerlos parecer niños regañados ante alguna travesura absurda. Un hombre letrado, crítico y observador con un intelecto superior, que siempre mencionó no solo ser ateo, sino argumentar que un Universo con dios sería una puta mierda. Lamento su pérdida sobretodo porque pensaba que después de anunciado su cáncer, viviría al menos cuatro o cinco años. Solo vivió uno y meses.


Lo extrañaré, como hombre de medios sin miedo, como el más grande representante ateo y como hombre de palabras y difusión.


"Dueños de perros habrán notado que, si los provees de comida y agua, techo y afecto, pensarán que eres dios. Mientras que dueños de gatos son obligados a creer que si los provees de comida y agua, techo y afecto, concluirán que ellos son dios."
― Christopher Hitchens, The Portable Atheist: Essential Readings for the Non-believer

No hay comentarios.: