Dios ha muerto

Poco después de la muerte de Hitchens, el mundo se estremece ante la muerte de dios. Un dios sádico y embriagado de poder. Un dios que tuvo a sus creyentes ahogados en la pobreza extrema y en la dolorosa militarización total del estado.

Este dios y su padre son considerados milagrosos y perfectos, pero el mundo de este dios es pequeño, se encuentra en la zona norte de una península divida por la estupidez religiosa disfrazada de secularidad. Muere dios y llora Corea del Norte. El mundo queda en guardia y espera, con esperanza,  que la muerte del Stalin asiático devuelva la racionalidad al pueblo Norcoreano.


2 comentarios:

Javier dijo...

¿Puede morir algo o alguien que no existe?

l@5t dijo...

Claro que no, Javier, utilicé la analogía de Hitchens acerca de Kim Il Sung y Corea del Norte; donde se supondría que, al ser un pais comunista, son seculares y no creen en dios. La realidad es que tienen una religion disfrazada. Se venera e idolatra al máximo líder, todas las artes se basan en el máximo líder y su padre y básicamente se les considera dioses en la Tierra sin utilizar la palabra "dios". Su comunismo es más cercano al Stalinismo práctico que al Marxismo teórico.